Lo barato sale caro.

abril 5, 2009 at 4:08 pm 2 comentarios

Es deber de alguien que tiene veinte años hacer cosas de las que luego te arrepentirás cuando te hagas más viejo, ayer fué un día grande en lo que hacerle daño a mi cuerpo respecta debido al consumo de sustancias que no creo que cumplan los estándares de calidad en ningún país civilizado.

Empezamos la tarde bebiendo la cerveza Lager (marca Día), simplemente malísima. Por la noche nos pasamos al vino joven Jordán (similar al Lambrusco) comprado en Ahorramás por 1,20 la botella, por ser malo era hasta feo de color.

La consecución lógica de la bebida nos hace pasarnos al Ron Velero (marca Día), yo pensaba que el ron Baraguá era un mal ron, sobretodo por las resacas que te proporciona (una tarde resacosa me entraron hasta sudores fríos) pero el Ron Velero es una cosa totalmente venenosa, menos mal que sólo bebí una copa.

Para rematar la noche fuimos a un 24 horas y más la mítica hamburguesa le compramos a la salida unos tallarines al chino, después de regatear con él.

Los tallarines del chino (para aquellos que no conozcáis la sana tradición de salir de noche por el centro de Madrid) son unas tarrinas metálicas con tallarines y carne, tienen unos símbolos extraños en la tapa (subiré una foto), a veces están fríos, otras calientes (hay teorías diversas sobre cómo mantienen caliente los tallarines, ya que los chinos o van andando por la calle, o tienen un “puesto”, es decir una caja de cartón puesta a modo de tenderete, también venden celveza y chicles, chocolatinas…

Suelen ser la salvación de la gente con hambre, esa hambre de borrachera que se te pone en el cuerpo a horas intempestivas, y lo mejor de los tallarines es que sorprendentemente a veces están buenos! Aunque la carne que los acompaña sea de procedencia indefinida y no tenga ningún sabor el conjunto no está mal. El chino que vendía estos se los comía con fruicción, así que venenosos no pueden ser, el momento mítico fué cuando nos dijo: ¿Queréis salsa? El se los comía con salsa y nos ofrecío de su manjar, en qué momento…

La salsa era tomate de brik marca Día, qué ardor! qué acidez! al vendedor chinorris se le cayó una gota en la acera y se formó un pequeño agüjerito humeante. Propongo desde aquí rebautizarlo como el tomate Atila porque por donde cae no vuelve a crecer la hierba.

fotobuscador1

Tened cuidado con las marcas blancas chicos…de blanca sólo tienen el nombre.

Anuncios

Entry filed under: About my life. Tags: .

Waiting for another sunny day. Mi corazón en venta.

2 comentarios Add your own

  • 1. Bárbara Barbaridazz  |  abril 6, 2009 en 7:54 pm

    En el comedor de mi colegio pondrían tomata Atila, porque vamos, eso era infumable para cualquier estómago…

    Pero bueno, en cuanto a la historia te recomiendo que confies en Don Simon, que por unos centimos más no te da un mal domingo, que prontito toca playa 😀

  • 2. Sr.Poppi Fresco  |  abril 6, 2009 en 9:55 pm

    Tengo serios prejuicios morales contra el vino de cartón. Seguro que frío no estaría tan malo. Yo me quedo aquí todo el fin de semana…además va a hacer un tiempo horrible. Menos mal que tengo libros y películas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Feeds

OnePlusYou Quizzes and Widgets
Created by OnePlusYou
abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: